En Venta
 
Nuestros Productos
 
Artículos Publicados
Garantía Horse1
Calcule su Dieta
Novedades y Ofertas
Dónde estamos
 
English Version
 

Los Micro-minerales en la Dieta del Caballo

La energía, la proteína, los macro-minerales, las vitaminas y los micro-minerales son los principales elementos que tenemos que tener en cuenta cuando hacemos una ración para nuestro caballo. En este artículo, analizaremos el papel de los micro-minerales, o sea, los nutrientes esenciales para la salud y bienestar del caballo que sin embargo, solo son necesarios en muy poca cantidad.

 

Cuando hablamos de los micro-minerales en especial, nos referimos a los elementos trazas para la dieta del caballo, como el cobre, zinc, manganeso, selenio y hierro. La capacidad del caballo para crecer, desarrollarse, regenerar tejidos y absorber otros nutrientes, está muy unida a estos micro-minerales. Su ingesta se mide en miligramos/día.

 

El Cobre

 

El cobre es necesario para la producción de hueso y cartílago, mantiene el tejido conectivo, permite al organismo movilizar y almacenar el hierro y sirve como anti-oxidante.

 

Cuando se ingiere algún alimento que contiene cobre, este es absorbido por todo el sistema digestivo excepto por el intestino grueso. El caballo almacena y regula el nivel de cobre en el hígado.

 

Hay cobre en la melaza de caña, pero la mayoría de alimentos en la dieta del caballo no tienen suficiente cobre para llegar a los niveles recomendados. Está ampliamente aceptado que hay que utilizar un suplemento para aumentar el nivel de cobre, siempre que este no esté ya incluido en el pienso del caballo.

 

El estudio más conocido sobre el cobre fue hecho por la Universidad de Georgia en la década de los 70. En este estudio se demostró que los potros que no reciben suficiente cobre a través de la placenta de la yegua antes de nacer, tienen mucho mayor riesgo de padecer problemas óseos de crecimiento como Osteocondrosis Dissecans (OCD) y Enfermedades de Osteopatías de Desarrollo (EOD). Con el fin de reducir el riesgo de padecer estas enfermedades, los laboratorios de investigación equinos como Kentucky Equine Research y Waltham Equine recomiendan ahora que la yegua gestante reciba 170 gramos de cobre al día a partir del quinto mes de gestación aproximadamente. Una falta de cobre también puede contribuir a un estado anémico en el caballo adulto.

 

Por otra parte, es sumamente raro un exceso de cobre en la dieta del caballo, ya que toleran niveles bastantes mayores de los que necesitan para mantener su salud.

 

 

El Zinc

 

El zinc tiene un papel importante en el metabolismo de la proteína y los carbohidratos. El caballo con falta de zinc puede perder el apetito, puede perder el pelo, tener problemas de piel y su crecimiento estará ralentizado. La forma en que se puede manifestar esta falta de zinc, depende de la severidad y del tiempo transcurrido con déficit de este mineral.

 

Un exceso de zinc es raro en el caballo, pero de producirse podría llegar a bloquear la absorción del cobre. Esto puede perjudicar el crecimiento en los potros. Se puede observar una falta de flexibilidad corporal, falta de masa muscular y/o anemia.

 

Hay algo de zinc en la mayoría de los alimentos típicos de las dietas de los caballos, pero no lo suficiente para llegar a los niveles recomendados. En la mayoría de los estudios, cuando se compara la absorción entre zinc en forma orgánica y zinc sintético, entre zinc quelado o no quelado no se percibe ninguna diferencia (Baker et al., 2003) (Sicilizno et al., 2001). Sin embargo, si el caballo está en trabajo, puede reducir su capacidad de absorber el zinc, y por tanto, hay que aumentar la cantidad que recibe (Hudson et. al 2001).

 

El Manganeso

 

El manganeso es esencial para la correcta formación del cartílago y además está involucrado en la absorción de carbohidratos y grasa. No hay casos documentados de exceso ni de deficiencias de manganeso. La mayoría de los forrajes contienen manganeso y también hay un nivel mínimo en los piensos.

 

El Selenio ¡CUIDADO!

 

El selenio funciona en conjunto con la vitamina E como un anti-oxidante. Ayuda en el metabolismo del yodo, repara el ADN dañado y refuerza el sistema inmunológico.

 

El contenido de selenio en los alimentos depende del nivel del mismo en el suelo. Hay muchas regiones en España donde la tierra contiene poco selenio, así que es común que nuestros forrajes no contengan los niveles de selenio observados en el estándar de análisis de forrajes de otros países. El selenio se encuentra en ciertos tipos de levaduras. Parece que el selenio orgánico se absorbe mejor, pero los estudios son contradictorios (Podoll et al. 1992). En general es aceptado que hay que aumentar la dieta con algún suplemento de selenio, o bien, debe estar incluido en el pienso.

 

Se encuentran bastantes caballos con deficiencias de selenio y vitamina E. La falta de fertilidad, problemas del sistema inmunológico y la enfermedad de músculo blanco en potros, son algunos de los síntomas de la deficiencia de selenio.

 

¡Atención! ... Un exceso de selenio es muy tóxico, incluso a niveles no muy altos. Es primordial calcular la cantidad de selenio en la dieta para asegurar un nivel correcto. Vemos equivocaciones de los propietarios cuando dan diferentes suplementos conjuntamente, todos con selenio. También sucede, que sin darse cuenta, además de proporcionarlo en el pienso lo añaden después en forma de suplementos hasta llegar a los niveles de toxicidad.

 

Un exceso de selenio puede causar la pérdida de pelo en las crines y cola, problemas de calidad del casco, cojeras y deformidades en las extremidades de los potros. Y desde luego, administrado a niveles muy altos, puede causar la muerte.

 

El Hierro

 

El hierro es un componente de la hemoglobina y es imprescindible para transportar el oxigeno de la sangre. El forraje de calidad suele tener bastante hierro y las deficiencias de este mineral son raras en el caballo.

 

Cuando sí se podría llegar a una deficiencia de hierro es cuando surgen situaciones de pérdida de sangre. En estos casos, se nota una pérdida de rendimiento, una falta en las reservas del hierro y finalmente un estado de anemia.

 

Se ven más a menudo casos tóxicos por exceso de hierro que deficiencias por falta de este mineral. Un caballo no tiene manera de eliminar un exceso de hierro. Un exceso de hierro puede bloquear la absorción de otros minerales, especialmente de cobre.

 

¿Cómo sabemos si tenemos los niveles correctos en la ración?

 

Si queremos chequear si la dieta es correcta, primero hay que evaluar la ración completa, que incluye TODOS los suplementos que recibe el caballo, el forraje, los cereales y su pienso. Un análisis de sangre del caballo no sirve para asegurar que su dieta es la correcta. Muchos de los nutrientes se almacenan en el bazo, el hígado o en el tejido adiposo y por tanto no se puede evaluar los niveles de nutrientes disponibles en el cuerpo del caballo a través de la sangre. Lo que sí se puede observar a través del análisis de sangre, es una falta de zinc o cobre, especialmente si las deficiencias han sido severas y prolongadas.

 

 

Los fallos más comunes

 

Cuando evaluamos una dieta es poco común que a la dieta solo le falte uno de estos minerales. Por lo general, hay propietarios que no proporcionan casi ningún nutriente correctamente, bien porque proporcionan demasiada cantidad de la mayoría de los nutrientes (¡Y de esta manera llegan a bloquear la absorción de otros nutrientes por bloqueos entre ellos!) o bien porque acumulan un solo nutriente (suele ser calcio)

porque proporcionan una materia prima rica en él como la alfalfa, y después añaden un suplemento porque han oído que a otros ganaderos les va bien así.

 

El bienestar de los caballos (¡Al igual que el de los seres humanos!) está inexpugnablemente ligado a la calidad de su dieta. Aunque, al principio, pueda parecer complicado acertar, si se observan los diferentes aspectos de la dieta y si se entiende como son los diferentes alimentos, es relativamente fácil acertar con los niveles de nutrientes. A estas alturas, en España, hay bastante información disponible y los productores de heno, alfalfa y otras materias primas se están acostumbrando a las peticiones de los clientes referentes a solicitar el análisis de sus productos. Si queremos controlar la dieta que recibe el caballo, es cuestión de organizarnos.

 

 

Ejemplo de Niveles mínimos recomendados de minerales por el NRC 1989

(Según la materia seca por kg.)

 

  Mantenimiento Yegua Cría Crecimiento Trabajo Medio Ejemplo Caballo 500 Kg Máximo Tolerado
Hierro (mg/kg) 40 50 50 40 400 1.000
Manganeso (mg/kg) 40 40 40 40 400 1.000
Cobre (mg/kg) 10 10 10 10 100 800
Zinc (mg/kg) 40 40 40 40 400 500
Selenio (mg/kg) 0,1 0,1 0,1 0,1 1,0 2,0

 

 

 

Escrito por:

 

Coby Bolger Horse1 – Centro de Nutrición Equina www.Horse1.es

 

Fuentes de información:

MARS Horsecare U.K. Ltd. Nutrition and Feeding II